Turismo

    Home

    Inicio

    Contácto



Galicia

España


Las imagenes avanzan automáticamente o pulsando sobre ellas.


Galicia es desde el 6 de Abril de 1981 una Comunidad Autónoma perteneciente a España situada en el extremo noroeste de la península Ibérica.

Limita al norte con el mar Cantábrico, al oeste con el océano Atlántico y al sur con Portugal, y dentro de España limita con las comunidades de Asturias y Castilla y León.

Su nombre procede de la división administrativa creada por los romanos, en cuyo Imperio quedó integrado todo este territorio a finales del siglo I a.C, luego en tiempos del emperador Diocleciano (siglo III d.C.), adquirió el rango de provincia con el nombre de Gallaecia.

Por su extensión, 29.575 km2, ocupa el séptimo lugar entre las diecisiete comunidades autónomas españolas y su capital es la ciudad de Santiago de Compostela.

Es lo que se conoce como una zona húmeda de clima oceánico, que se caracteriza por la regularidad de las precipitaciones a lo largo del año (entre 1.000 y 1.500 mm anuales repartidos por toda la comunidad), tiene temperaturas suaves y una oscilación térmica anual reducida y sus promedios varian entre los 8,8°C en Fisterra, junto a la costa, y 15,5°C en Ourense, en el interior.

Los ríos gallegos son generalmente caudalosos y fluyen hacia una de las dos grandes vertientes: la atlántica y la cantábrica, los ríos de la vertiente atlántica son los más largos y los que presentan mayor caudal, el mas destacado es el río Miño (310 km) que es parte de su limite con Portugal.

La costa gallega se extiende a lo largo de 1.195 km desde la ría de Ribadeo hasta la ría de Guarda y se pueden distinguir en ella diversos sectores según el modelado de su relieve.

En unos casos su disposición longitudinal respecto del mar ha conformado altos acantilados, como los tramos que discurren entre los cabos Ortegal y Prior, entre Corme y Fisterra (la llamada costa da Morte), y entre las poblaciones de Baiona y A Guarda.

Por el contrario, cuando el relieve se dispone de manera transversal a la costa aparecen las típicas rías.
En el litoral gallego se suele contraponer el sector de las Rías Altas (Viveiro, Barqueiro, Santa Marta de Ortigueira y Cedeira, entre otras), en el noroeste y norte, al de las Rías Bajas (Muros e Noia, Arousa, Pontevedra y Vigo), al oeste.

Entre ambos grupos se encuentran las Rías Centrales (Corme e Laxe, Camariñas y Corcubión).

El bosque gallego típico está formado por especies caducifolias, como el roble carvallo y el castaño, cuyas formaciones se han visto muy reducidas en los últimos años por la acción humana.

Es por ello que el paisaje boscoso gallego está hoy formado sobre todo por pinares —introducidos hace poco más de un siglo— y, desde hace unos años, por bosques de eucaliptos, que en algunas zonas desplazan a los anteriores.

Recientemente la plantación de eucaliptos ha sido criticada en medios ecologistas por las alteraciones ambientales que pueda suponer para las especies vegetales y faunísticas autóctonas, así como por la posible degradación de los suelos.

La fauna autóctona está constituida por la garduña (similar a la marta), la ardilla, el zorro y el lobo.

A estas especies hay que sumar la excepcional variedad de peces, crustáceos y mariscos tan abundantes en las aguas de sus largas y recortadas costas, en especial la Vieira que es un molusco bivalvo emparentado con la ostra, la almeja y el mejillón, su tejido muscular blanco que domina el interior de su valva tiene un sabor y textura que convierten a este molusco en uno de los mariscos más apreciados.

Galicia fue famosa en la antigüedad por sus minas de oro, agotadas ya en tiempos de los romanos, actualmente también se realizan actividades mineras pero de bajo rendimiento.

Por tener una notable superficie forestal, le permite una amplia explotación maderera con fines múltiples, como materia prima principalmente para la producción de aglomerados, tableros y muebles o como celulosa destinada a conseguir pasta de papel.

Galicia es la primera región pesquera de Europa y aporta más del 50% de la producción pesquera española, con un importante efecto multiplicador en el sector secundario (conservas, alimentos precocinados, cultivos marinos y construcción naval).

La flota de altura se dedica fundamentalmente a la captura de bacalao, merluza y pescadilla, los puertos principales de este tipo de pesca son los de Vigo y A Coruña.

Los recursos costeros se explotan a través de la flota de bajura, repartida a lo largo de todo el litoral, un subsector excepcional está constituido por las capturas y criaderos de mariscos (vieiras, zamburriñas, ostras, mejillones y berberechos), crustáceos (nécoras, centollos, percebes y cigalas) y de especies como el pulpo y el calamar.

Desde el punto de vista turistico la belleza de los parajes gallegos, así como su clima fresco en verano, constituyen un buena opción turistica en especial para el turismo local.

Posee un rico folclore, frecuentemente relacionado con las romerías, entre las danzas típicas de esta comunidad destaca la muñeira, el instrumento popular más genuino es la gaita o cornamusa, así como el redoblante y el bombo que la acompañan.

La gastronomía gallega, basada en la gran calidad de sus productos naturales, está altamente acreditada, es muy conocida la manera como los gallegos cocinan la empanada, el caldo, el jamón asado, el marisco, el lacón con grelos, las filloas, los chicharrones y una variada gama de platos a base de pescados, moluscos y crustáceos.

Los vinos gallegos están empezando a gozar de merecida fama, en especial los blancos con denominación de origen, como el ribeiro y el albariño y se debe mencionar también los afamados quesos de Tetilla, el de Arzúa-Ulloa o el de San Simón.

Las huellas de la historia han dejado en Galicia numerosos monumentos de gran valor histórico y artístico, desde los dólmenes prehistóricos hasta las obras neoclásicas de la segunda mitad del siglo XVIII.

De la época románica cabe destacar también la iglesia de San Martín de Mondoñedo, en Foz; el conjunto histórico-artístico del municipio orensano de Ribadavia, y el monasterio de Carboeiro en el municipio pontevedrés de Silleda, igualmente importantes resultan el claustro gótico del convento de San Francisco (Ourense), el Hospital Real de Santiago de Compostela, de estilo renacentista, la fachada del Obradoiro de la catedral de esa misma ciudad junto con el monasterio coruñés de Sobrado dos Monxes, ambos de estilo barroco, y el palacio compostelano de Raxoi, o la fachada de la catedral de Lugo, como ejemplos del estilo neoclásico.

Aunque Galicia, artísticamente hablando, es conocida en todo el mundo por un hecho fundamental: la atribución al apóstol Santiago el Mayor, discípulo directo de Jesucristo, de los restos hallados en un sepulcro descubierto en el siglo IX.

Este hecho convirtió la población de Santiago de Compostela en centro de peregrinación europea durante muchos siglos y punto final del recorrido del famoso Camino de Santiago.

La catedral de Santiago de Compostela es el mejor exponente del románico de toda la península Ibérica, y su pórtico de la Gloria, atribuido al maestro Mateo, una obra cumbre del arte medieval europeo.

La cruz roja en forma de espada usada por los templarios gallegos en su lucha contra los musulmanes, es conocida como la Cruz de Santiago y es un simbolo gallego.











 

www.d1c1.com